Increíble materiales que se emplearon para crear atuendo de mis Tailandia

Para llevar consigo la historia de sus padres, la señorita Tailandia Anna Sueangam-iam se puso un vestido brillante, cubierto de aros de lata, prenda que vio por miles siendo hija de una pareja de recolectores de basura. La pieza fue nombrada diamante oculto.


“Mi vida de niña transcurrió entre montones de basura y materiales reciclables”, comentó la joven en su cuenta de Instagram. Y agregó que el propósito de los anillos de hojalata ha sido mostrarle al universo que lo que muchos consideran inútil tiene su propio valor y belleza.


El material reciclado y reutilizado por la marca Manirat brilló ante las cámaras en compañía de cristales swarovski en uno de los escenarios más exclusivos del mundo , el de Miss Universo. Sueangam-iam creció en un humilde suburbio de Bangkok y se educó en un templo de monjas budistas; según su expediente del concurso, tuvo que donar sangre y recolectar basura como forma de pagar sus estudios.


Eso la ha vuelto feroz y competitiva; En sus redes sociales, firma sus publicaciones como Miss Thaiger , un apodo que combina su nacionalidad ( thai ) con su personalidad ( tigre ).Este domingo, Miss Tailandia acudió a sus redes para admitir que se siente triste, como siempre, por no haber podido ni siquiera avanzar a la semifinal. “Lo siento, pero no lo siento”, explicó a sus seguidores. “Cada día soy plenamente feliz, soy yo mismo”


“Nos divertimos juntos durante unos días. Estoy mucho mejor ahora. Estar presente es lo mejor. Este camino es una gran experiencia en la vida. Estoy feliz de mostrarles a todos que no importa quiénes seamos, podemos seguir nuestros sueños”. Terminó diciendo que aún queda mucho por hacer.
El vestido de gala de Anna no fue el único que reflejó su ética de reutilización y reciclaje. Su traje típico Songkran Devi se inspiró en Kimita Devi, diosa local y símbolo del festival Songkran o Año Nuevo tailandés que este año se celebra del 13 al 15 de abril.


El vestido estaba bordado e incrustado con cuentas, cristales, lentejuelas y botellas desechadas, todo diseñado por Peeranat Wiriya de la marca Ciqure.


Anne Jakkaphong, actual dueña del concurso Miss Universo, quiso distinguir a su compatriota entregándole el premio Impact Wayv, reservado a la concursante con mayor influencia en las redes sociales y equivalente a 10.000 dólares.


“No te quedes estancado en los ambientes pantanosos en los que naciste, cree en el poder de cambiar tu propia vida para mejor”, dice Anna, criada por un padre recolector de basura, una madre barredora y su bisabuela, una monja budista.


A pesar de que esto ha llevado a que algunos en su país la llamen la “reina de la belleza basura”, la organización Miss Universe Tailandia la describe como un diamante escondido como su traje de gala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *